“Hacer de voluntario en la Clínica Solidaria del COEC te ayuda a cambiar de rutina, a conocer gente excepcional y a llevarte más tú que los pacientes”

El Dr. Xavier Bogunyà decidió hacerse voluntario de la Clínica Solidaria del COEC porque desarrollar un trabajo altruista desde un ente oficial conlleva respeto al colectivo y a la sociedad en general, rigor y seriedad, y, al mismo tiempo, facilita confraternizar con los colegas.

El voluntariado en este espacio solidario del colegio te permite realizar el trabajo que te apasiona sintiéndote más libre que nunca, donde el paciente te escucha como profesional, pero al mismo tiempo te mira como persona cercana. El Dr. Bogunyà explica que es el momento de la semana en la que se siente mejor pagado, ya que la aportación que le hace ser solidario es mayor que el que él da.

 

 

¿Cómo valora la existencia de un proyecto como la Clínica Solidaria?

La existencia de la Clínica Solidaria del COEC es una clara respuesta del Col·legi Oficial d’Odontòlegs i Estomatòlegs de Catalunya a las necesidades que existen en una parte de la población que de otro modo malviviría y no dispondría de una salud bucodental correcta, un derecho que debe tener todo el mundo, sin que el poder de adquisición influya.

 

Cuéntenos alguna anécdota curiosa que haya vivido en la Clínica Solidaria y que recuerde con especial cariño.

Anécdotas podría explicar muchísimas, pero destacaría los conocimientos de personas o lugares en común con los pacientes. Un día, un paciente me presentó a una persona que nos ayudó en un proyecto profesional, por ejemplo.

Y otro día en el Camp Nou me saludó efusivamente un paciente que estaba haciendo de voluntario para Cruz Roja, organización que proporciona pacientes a la Clínica Solidaria. En ese momento, sentí que todo esto vale la pena.

 

Trabajar en proyectos solidarios puede remover sus emociones. ¿Recuerda algún momento emocionalmente especial?

Lo cierto es que puedo decir que cada paciente, en un momento u otro, te genera emoción. La misma que ves en su mirada y sus palabras y sus gestos de agradecimiento. Recuerdo a un hombre que me esperó un buen rato en la calle hasta que salí para agradecerme personalmente el trato humano y profesional y me comentó que le habíamos aumentado la autoestima.

Recuerdo a una señora que también me esperó fuera para expresar su felicidad por poder volver a sonreír y comer sin dolor. Es por esto que te emociona ver cómo van cogiendo confianza, te van queriendo, un sentimiento recíproco, a la vez que vienen más arreglados y ves que sus rostros muestran más alegría que el primer día que acudieron a la Clínica Solidaria.

 

 

¿Había participado antes en algún proyecto solidario? ¿En cuál? ¿Por qué?

En 1990 creé con el Ayuntamiento de Seva de ese momento (muy concienciado en mejorar la salud bucodental de su ciudadanía) un servicio de prevención y tratamiento bucal municipal en el que la población hasta los 15 años, los pensionistas y aquellas personas que los servicios sociales municipales decidían (a veces temporalmente solo) se les otorgaba un “carné municipal” con el que gozaban de unos servicios muy especiales. Con esta iniciativa querían potenciar que los chicos y chicas de Seva estuvieran libres de caries y con la mejor oclusión.

Las escuelas del municipio se implicaron profundamente y hacíamos charlas y demostraciones prácticas a todos los alumnos. Se organizaron para poder cepillarse bien al mediodía, hacíamos unas charlas con los padres y cada año, revisiones en el gabinete dental con la confección de un informe.

También se buscaba mejorar la calidad de vida de los pensionistas y de los pacientes derivados por los servicios sociales liberándolos de dolor e infecciones al tiempo que les facilitábamos la masticación con prótesis. Han sido veintisiete años, un gran balance y una despedida no deseada pero que me ha ayudado a centrarme en todos los demás proyectos.

Paralelamente, desde principios de octubre de 2012, colaboro con la ABJ (Agrupació Barça Jugadors), ayudándoles tanto como puedo. La ABJ, creada en 1959, es la asociación de exfutbolistas del FC Barcelona y tiene el objetivo de velar por los jugadores y jugadoras después de su vida profesional, integrándolos, ayudándoles y acompañándoles. Es en este marco de solidaridad que ofrezco, en mis instalaciones, mis servicios de odontólogo a los más necesitados.

 

¿Cómo motivaría a los compañeros a hacerse voluntarios de la Clínica Solidaria?

Venir a la Clínica Solidaria del COEC unas horas, aunque sea una vez al mes, te ayuda a cambiar de rutina, conocer gente excepcional y lo que más te sorprenderá es que te llevarás más tú que los pacientes.

Quiero hacer un especial reconocimiento a todos y todas los pacientes que se ponen en nuestras manos con confianza y, sobre todo, al creador de esta clínica, el Dr. Ventura Menardía; a la cabeza visible, alma y responsable de todo, la Sra. Patrícia Mateu; y a todos y todas las colegas que en muchas ocasiones han hecho de su consulta una Clínica Solidaria particular.

Por último, desear todo el éxito a la nueva coordinadora, la Dra. Adriana Casá.